Internacionales    Viernes 8 de Junio de 2012

Visiones de nuestro país desde la oposición chilena

"La izquierda no se anima a regular los medios como Cristina"

Por: Carolina Barros
Marco Enríquez Ominami.

SANTIAGO (enviada especial)- A "La campaña presidencial de 2013 va a ser cambio vs. continuidad y no izquierda vs. derecha", dice Marco Enriquez Ominami, a quien todos conocen como Meo. Exuda charme: tiene todo el carisma de un candidato. Con 38 años, sigue siendo, como lo fue en 2009, el presidenciable más joven. "A Chile le gusta la inercia" sentencia el representante del "cambio". Catalogado por algunos como "el hijo adoptivo de Bachelet", se fue de la Concertación cuando el conglomerado de centro-izquierda eludió las internas abiertas y puso a dedo al ex presidente Eduardo Frei para enfrentar a Piñera.

"Hay que empujar los límites", es la frase de Marco, líder del PRO chileno, el partido de los progresistas. "La política no es como un sweater, que se pone y se saca; no es presentación cosmética", agrega Marco, ex director de cine y casado con una célebre periodista de TV. Contestatario de alma, en la biblioteca de su casa, los libros están alineados al revés, con el lomo hacia adentro. No obstante, se define como "un tradicionalista en mucho, porque no se trata de cambiarlo todo". "No me quiero fumar a las FF.AA, no me quiero fumar a la Iglesia: lo que hace excepcional a Chile es su institucionalidad", sentencia. Su admiración por Cristina Kirchner "porque se animó a cambiar reglas, como la regulación de los medios de comunicación", levantó -y levanta- no poca controversia en Chile. 

Periodista: Se especula con el resultado de tu partido en las elecciones municipales de este octubre, como plataforma o como cuña de quiebre para las presidenciales de 2013.
Marco Enríquez Ominami: Las municipales son elecciones complicadísimas, con miles de cargos para dos grandes elecciones, la de consejeros, que es proporcional, y la de alcaldes. No tiene ningún punto de comparación con la presidencial: el juego de la derecha y de la Concertación es tratar de compararlas. La presidencial es uninominal, monárquica y se trata de jugar al superhéroe.
Nuestro partido no tiene parámetros comparables porque no está legalizado en todo Chile (por ahora, en 11 regiones). La Concertación, junto con la derecha, votaron una ley para acotarme aun más. Yo le puse el nombre de "ley antidíscolo" (en la presidencial anterior me decían el díscolo) y consiste en que los políticos deben renunciar a un partido un año antes de la elección para poder ir por otro. El espíritu no es equivocado, es para evitar el transfuguismo. Igualmente nos veremos en las presidenciales. En las municipales del 28 de octubre, no voy a estar en la papeleta en ninguna parte pero todo mi foco estará allí, como paso previo a las presidenciales y parlamentarias de 2013.
.
P.: Dos fantasmas que acechan las presidenciales de 2013: Bachelet y vos. ¿Podrías sumarte a la candidatura presidencial de ella?
M.E.O.: Bachelet está en Nueva York; yo estoy en Chile, y no escuché de ella hasta ahora un solo planteo sobre los temas de hoy, sobre los temas ejecutivos. ¿Sombras?, ¿fantasmas electorales?, aquí está mi respuesta en vivo: yo estoy dando esta entrevista en este momento y ella no la va a dar. Somos dos fantasmas con alguna diferencia.
¿Ir con ella? Yo aposté por una Concertación distinta e impusieron un candidato presidencial que encarnaba el pasado. Para el 2013 parecería que de nuevo me va a tocar discutir el futuro con una ex presidenta. Da la impresión que choco contra la misma piedra. Con ella, prefiero quedarme con el recuerdo de cuando fuimos los dos candidatos: ella a presidente y yo a diputado. Nuestro slogan era "que nadie se repita el plato".  

P: ¿Cuál es tu relación con los movimientos sociales estudiantiles, verdes, de consumidores?
M.E.O.: Las mayorías cotidianas no son mayorías electorales. El desafío es que se conviertan en electorales. La pregunta es si la gente quiere cambiarlo todo o no. En España los indignados revolucionaron al mundo, pero ganó Rajoy.
El punto de quiebre de Chile no fueron los estudiantes sino el escándalo delictual de la Polar (los préstamos a las clases bajas para comprar línea blanca en esa cadena de retail). Esto fue lo que minó la fe pública. Después vino el tema de sustentabilidad, con HidroAysén y el reclamo por una Patagonia sin represas; y después otro de justicia, que es la inclusión de los bienes como es la educación. Consumidores, sustentabilidad y distribución de los bienes son la base de reclamo de una inmensa mayoría.  

P.: ¿Cómo es tu política hacia las FF.AA.?
M.E.O.: Es un desafío. Mi padre murió combatiendo a las FF.AA., se dedicó a denunciarlas. Es un tema a construir, sobre la base de ciertos consensos. Hoy noto en las FF.AA mismas una mayor aceptación hacia los consensos. He tenido encuentro con ellas: hay que garantizarles que tendrán un financiamiento sustentable, autónomo, una vez que se derogue la ley del cobre. Hay que reemplazarla inmediatamente con otra que les de los ingresos necesarios. 

P.: Eso suena a conservadurismo en boca de un progresista.
M.E.O.: Soy tradicionalista en mucho. No se trata de cambiarlo todo sino de ciertas reglas. No me quiero fumar a las FFAA, no me quiero fumar a la Iglesia. Vengo de una familia hiper beata, en la que un tío mío ha sido propuesto para santo, tengo un abuelo militar, otro fundador de la falange, otro comunista. Lo que hace excepcional a Chile es su institucionalidad: no pierdo nunca ese punto de mi vista.  

P.: ¿Qué es ser un progresista?
M.E.O.: No es romper con lo establecido sino correr los limites de una sociedad y hacerse cargo de dos agendas que deben ir juntas: sustentabilidad y distribución.
Como diputado voté cuatro presupuestos: pero una sociedad de castas y clasista como la chilena no se corrige sólo por esa via. Nosotros además proponemos prohibir la selección de alumnos en los colegios privados subvencionados por el Estado (no lo quiso hacer Bachelet en 2008, ni la Concertación ni Piñera). Yo quiero avanzar sobre una sociedad más laica. En Chile estamos en un clivaje donde dejamos de ser el buen alumno que fuimos durante 21 años para pasar a ser un pais controversial. En donde están sobre la mesa, lo secular vs. religioso, capital vs. trabajo, sistema financiero vs. sistema productivo, y libertad vs. igualdad. No tuvimos ese debate en 22 años: Pinochet estuvo vivo, presente, durante la politica de los 90 y parte de los 2000.  


• Cómo nos ven 

P.: Bolivia.
M.E.O.: Hay que recordar, con mucho dolor, que quien llego más lejos en la relación fue Pinochet. No fue Bachelet, sino Pinochet: y yo nunca iré por debajo de lo que hizo Pinochet. En conversaciones con las FFAA encuentro que Bolivia tiene una valor estratégico gigantesco. La relación con Bolivia es una gran oportunidad para Chile en recursos energéticos, en el desarrollo del Norte. 

P.: Aun hoy, con la novedad de presentación ante La Haya, ¿le darías la salida al mar?
M.E.O.: Hice campaña con la salida al mar en 2009. Piñera y los otros me golpearon con eso. Las encuestas mostraron que allí yo exponía un flanco pero no voy a renunciar a eso. Sigo apoyando la salida al mar de Bolivia.  

P. ¿Con Perú?
M.E.O.: Son difíciles los líderes peruanos. Estoy dispuesto a hacer todos los esfuerzos diplomáticos, parlamentarios, para construir una relación de mayor confianza, más horizontal con Perú. Pero ellos tienen un nacionalismo exacerbado, que reside en su elite política, donde Chile forma parte de su debate interno, es un refugio para su política interna. Soy conservador en el tema Perú. Creo que el problema de América del Sur antes que los comunismos son los nacionalismos. Ollanta Humala se ha definido como nacionalista. Eso es algo que los Kirchner nunca han hecho: utilizar los temas de límites para su campaña interna, con fines nacionalistas. Estoy más dispuesto a procurar con Bolivia una relación de confianza y respeto que con Perú: Perú dio la señal (mala) con La Haya, para tercerizar, judicializar la relación.  

P.: ¿Qué admiras de Argentina?
M.E.O.: Admiro de Argentina la educación pública, republicana, laica y gratuita. Es una concepción distinta de la sociedad respecto de Chile.  

P.: ¿De CFK?
M.E.O.: Su valentía. El cambiar las reglas, la regulación a los medios de comunicación. Aquí la izquierda no se anima. Hasta hace un año Chile era el único país del mundo donde el Vaticano tenía la concesión de un canal, el 13. ¿Quien encabezó la venta? Un ministro de Bachelet, que antes había sido asesor de ese canal y ahora es directivo de canal 13, propiedad de Luksic. Siempre que un gobierno regula los medios, sale mal parado. Me acusan de correísta, chavista, kirchnerista o de evomoralista por estar a favor de la regulación.  

P.: ¿Cómo ves la relación Chile-EE.UU?
M.E.O.: Es una relación necesaria: seguirá en aquello que le haga bien a mi pueblo, a Chile. Depende. 

P.: ¿Seguirías en la misma senda del Tratado de Libre Comercio, en los acuerdos de defensa?
M.E.O.: Mis máximos esfuerzos serán para sostener y ahondar la relación con los vecinos suramericanos. Creo en la integración suramericana. En materia de cooperación militar me gustaría revisar un poco lo que tenemos con Washington. Antes que comprar más F16 me preocuparía por poblar bien el norte de Chile.

• NOTAS RELACIONADAS

Velasco: "Deberíamos demandar a la Argentina ante la OMC"

Chile: la política toma las calles y desvela ya a partidos sin brújula

Bachelet, la promesa silenciosa para superar el atasco chileno

Comentarios







Actriz porno  Alemania  argentina  Boxeo  desacato  fallo  fondos buitre  griesa  Hot  Jordan Carver  juez  Melanie Müller  Modelo  nueva york  Video 



Grupo ámbito ámbito financiero ambito.com Docsalud El Tribuno Premium Al Rugby El Ciudadano Buenos Aires Herald Management Herald
  1. Ambito.com
  1.  
  1.  
  2.  
  1. Edición N°5083 - Director Orlando Mario Vignatti - Publicación propiedad de NEFIR S.A. - Tel: 4349-1500 - int.452 - Paseo Colón 1196, (C1063ACY) CABA
    Copyright © 2008 Ambito.com - RNPI Nº 5177377 - Issn 1852 9232 - Todos los derechos reservados. - Términos y condiciones de uso
    IAB
    Comscore
Ir al inicio