El jardín de la casa de Carolina Herrera en Caracas tenía una enredadera de jazmín y sus flores se abrían por la noche y perfumaban todo. “Es un recuerdo maravilloso, y por eso todos mis perfumes tienen algo de jazmín”, explica la diseñadora.



La historia de los objetos personales creados por el hombre no sólo es una historia de las civilizaciones tan atrayente como la dedicada al registro de los hechos políticos o económicos. Es también una historia cultural inapreciable y, a menudo, descuidada. Y es, en fin, una historia de la simbolización mágica, mítica, religiosa y social de la humanidad, intermediada por el arte.




Cuando al padre del Iluminismo, el célebre Barón de Montesquieu, le preguntaron si se definía como un pensador, contestó que en realidad su mayor orgullo era ser un viñatero de Bordeaux, que solamente se dedicaba a la filosofía en sus ratos libres.
Montesquieu decía que únicamente en Bordeaux era feliz ya que “el aire, las uvas y el vino de las orillas del Garona son el mejor antídoto contra la melancolía”.



 

 

Riedel, el nombre de la copa
El mejor domingo de octubre
Rascacielos, cuando en lo alto...
Spa: salute per aqua
Breves premium

 


Año 6 | N°67
Año 6 | N°66
Año 6 | N°65

Año 6 | N°64
Año 6 | N°63
Año 6 | N°62